top of page

Los 03 villanos que atentan contra nuestra vida y el héroe que nos salva al final del día...

Actualizado: 10 sept 2022

Todos tenemos una parte oscura que surge en momentos que necesitamos librarnos de una situación incómoda, cometiendo en ocasiones, la más atroz villanía que un ser humano le puede hacer a otro... "Ilusionar".


Ilusión óptica con niña que parece estar dentro de una burbuja
La ilusión de la burbuja

Con la posibilidad de opinar casi sin responsabilidad, amparados en el dicho popular "Es mejor pedir perdón que permiso", se clava cada vez más profundo en nuestra cultura urbana, algo que está bloqueando nuestro desarrollo personal y profesional fijándonos al piso cuando queremos avanzar con nuevas ideas, tendencias y formas diferentes de hacer las cosas.

El uso indiscriminado de los 03 verbos más villanos de la historia de la humanidad: Creer - Pensar - Imaginar, se está convirtiendo a pasos agigantados en una filosofía de vida global y transversal que no da explicaciones ni pide disculpas, solo crea una burbuja que impide conocer la verdad y nos aleja del éxito.

Muchos dirán que estos verbos son la base del desarrollo que hemos logrado desde el tiempo de las cavernas hasta ahora, y tienen razón, pero como todo, también tienen un lado oscuro que equilibra su poder, que hoy en día está descompensado.

Revisemos por ejemplo solo uno de estos verbos, el Creer; este nos permite ver el camino de nuestro futuro con claridad y cuando conocemos nuestras fortalezas y debilidades es el combustible que nos lleva al éxito de nuestras metas, pero ¿qué pasa si damos una opinión basado en nuestras creencias, sin tener conocimiento del potencial interno y externo de la situación?. La respuesta es muy fácil, hablamos desde la ignorancia y sugerimos un camino que nunca llegará a destino, ósea, creamos una ILUSIÓN que perjudica el crecimiento de quien confió en nosotros al pedir nuestra opinión como ayuda.

De esta manera conciente o inconcientemente, cometemos la mayor villanía del mundo, al usar el yo creo, yo pienso, yo imagino, como inicio de una frase al dar nuestra opinión casi en forma automática, sin pensar en las consecuencias, frenando de esta manera el avance de nuevas y mejores maneras de hacer las cosas.

Si concordamos que las creencias tienen sus bases en la espiritualidad, el pensamiento en la filosofía y la imaginación en el arte; ninguna de las cuales necesariamente exige ser comprobadas sobre su veracidad, no es una buena idea usarlas cuando realmente buscamos aportar con nuestra experiencia a las nuevas generaciones; sin embargo, el héroe que sí nos salva el día cuando estamos en una situación compleja, es el verbo SENTIR, el único que exige toda la información disponible y comprobaciones tangibles antes de ser usado.

Es sabido que nuestro cerebro procesa más información de la que nuestro estado de conciencia entiende, por eso cuando sentimos que algo está bien o está mal, no es el resultado de una iluminación divina, campos magnéticos energizantes, ni nada por el estilo, es la forma que tiene nuestro cerebro de avisarnos que revisó toda la información y cuáles son sus conclusiones. En este momento, si aún alguien piensa que tiene el 100% de control de las acciones de su cuerpo, que explique cómo sincronizamos los ojos para que dos imágenes se vean como una sola...hay mucho más de lo que entendemos dentro de nosotros y los instintos son más que un pequeño regalo que nos entrega la evolución, al cual lamentablemente no le damos la importancia que merece.

En conclusión, cuando quieras ayudar, si no tienes toda la información, evita opinar diciendo que crees, piensas o imaginas, enfócate en SENTIR y opina sobre eso, de esa manera este verbo será el héroe, que te ayudará al final del día, a salir dignamente de esos momentos complejos como te mereces.

28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios

Obtuvo 0 de 5 estrellas.
Aún no hay calificaciones

Agrega una calificación
bottom of page